29.3 C
Pergamino
8 febrero, 2023, 11:21 am
InicioAutosUrcera bancó el calor de San Juan y se consagró campeón del...

Urcera bancó el calor de San Juan y se consagró campeón del Turismo Carretera

José Manuel Urcera se coronó campeón del Turismo Carretera, al finalizar cuarto en la última carrera del año en San Juan, en una prueba que dominó desde la largada hasta los primeros metros de la última vuelta -cuando reportó un problema en su auto- y que terminó ganando Leonel Pernía. El rionegrino, de 31 años, conquistó su primer título en la categoría más importante del automovilismo argentino y el primero de Torino después de casi 51 años. 

La última vez que esa marca había ganado un campeonato había sido en diciembre de 1971, cuando Rubén Luis Di Palma consiguió su segunda corona consecutiva.

«Es increíble, soñado. Fue una carrera durísima», alcanzó a decir el flamante campeón, mientras se encaminaba al podio para recibir su trofeo.

Una curiosidad: el rionegrino se coronó en una temporada en la que corrió con tres autos diferentes. Disputó las primeras cuatro carreras con un Torino, que se destruyó en el grave accidente que sufrió en la primera serie de la cita de Toay, La Pampa. Su equipo lo subió, entonces, a un Dodge que tenía inactivo desde mayo de 2021 y con el que el campeón corrió la quinta y la sexta fechas. Y desde la séptima, en Concordia, manejó un Torino nuevo.

La última vez que se había dado esa particularidad había sido en 1985, cuando Roberto Mouras gritó campeón por tercer año consecutivo, en una temporada que arrancó con un Dodge, se sentó luego al volante de un Chevrolet en cuatro carreras y volvió a un coche nuevo de su marca original.

Urcera nació en San Antonio Oeste y descubrió el amor por el deporte motor desde muy chico. Con la complicidad de su papá Claudio -ex piloto y dueño de varias empresas vinculadas a la industria petrolera, se subió por primera vez a una moto a los 4 años y pasó su adolescencia compitieron sobre dos ruedas. Pero tras cumplir los 18 años, se pasó al automovilismo. Y no tardó en destacarse.

Su primer triunfo en el TC llegó en 2016, con un Chevrolet de Las Toscas Racing, en el Autódromo Roberto Mouras de La Plata. Tuvo sus primeras chances concretas de gritar campeón en 2019, cuando, con un Chevrolet del equipo JP Carreras, quedó segundo detrás de Canapino, y en 2020, cuando finalizó tercero, también con Chevrolet, en el campeonato que ganó Werner. En esos dos años, igual, se quedó con el título del Turismo Nacional. 

En este 2022, quien desde el año pasado está de novio con la modelo Nicole Neumann -estuvo en San Juan este domingo para acompañarlo- decidió apostar por el equipo Maquin Parts y, a bordo de un Torino, tuvo revancha.

A los 31 años, Urcera conquistó su primer título en el TC.

A los 31 años, Urcera conquistó su primer título en el TC.

Y eso que no tuvo un excelente arranque de temporada, sobre todo porque en la cuarta fecha sufrió ese impresionante accidente en Toay, en el que, durante una de las series, impactó contra el paredón en la recta principal y perdió el dominio de su auto. Sufrió una distención de ligamento interno de una rodilla y un trauma en la clavícula derecha, donde ya tenía una fractura, pero pudo volver a competir sin problemas en la fecha siguiente.

Recién en la novena cita del año, en el mismo autódromo sanjuanino en el que gritó campeón, pudo subirse al podio. Allí, el 7 de agosto, consiguió su primera victoria del campeonato. Y pese a que ese fue su único top 3 de la fase regular, consiguió clasificarse a la Copa de Oro, en la que arrancó quinto, con 8 puntos, muy lejos de Canapino (primero con 39).

Con hambre de gloria, en la primera cita de ese segundo tramo del campeonato, en San Luis, terminó segundo, detrás de Werner. Volvió a ganar un par de fechas después, el 30 de octubre en San Nicolás. Y este domingo, por fin, pudo conquistar el título más importante y tradicional del automovilismo celeste y blanco. 

Una carrera durísima

Urcera era el único de los candidatos que dependía de sí mismo. Le alcanzaba con terminar por delante de su escolta, Werner, que partía séptimo, para llevarse la Copa de Oro, en la que mandaba con una ventaja de 10,5 puntos, tras conseguir la pole el sábado e imponerse en la serie más rápida del domingo. Pero el rionegrino no quiso arriesgar.

En la largada, pasadas las 14 de un caluroso domingo en El Villicum (con 34 grados de temperatura, el termómetro marcaba más de 65 dentro de los autos), Urcera defendió muy bien el primer lugar ante el ataque de Gini, que necesitaba una victoria para soñar con el campeonato (era el único con chances de coronarse que aún no tenía el triunfo obligatorio).

En tanto, Marcos Landa partió muy bien y le robó el tercer lugar a Pernía. Y Mariano Werner y Agustín Canapino recuperaron una posición: el entrerriano subió al sexto puesto y el arrecifeño pasó al noveno.

Urcera se acomodó adelante, con récord de vuelta incluido, y en la segunda vuelta ya le había sacado más de un segundo y medio de ventaja a Gini.

En el tramo final de ese giro, mientras Gastón Mazzacane se convertía en el primer abandono de la final (había sufrido la rotura del motor en las series de la mañana), Canapino hizo gala de su talento y trepó otros dos lugares, al encontrar un hueco entre Juan Pablo Gianini y Juan Catalán Magni.

El quinto giro arrancó con cuatro Torinos cómodos adelante. Urcera en el primer lugar, manejando la carrera a su antojo y corriendo de manera inteligente, sin arriesgar el liderazgo, pero sin acelerar demasiado.

Lo seguían Gini, Landa y Pernía. Werner, con Ford, marchaba quinto, pero con un ritmo demasiado lento para pelear el cuarto puesto. Y Canapino continuaba séptimo.

Landa, el único del top 7 que no tenía posibilidades de ganar el título, dobló demasiado abierto en una curva de la vuelta 7 y Pernía aprovechó para treparse al tercer lugar y quedar detrás del rionegrino y Gini.

Poco después, entró el Auto de Seguridad po un despiste (sin grandes consecuencias) del Ford de Julián Santero. Mientras la carrera estaba neutralizada, los banderilleros se encargaron de limpiar la pista, en la que había una gran mancha de aceite.

Urcera estuvo otra vez intratable en el relanzamiento, en la vuelta 11, y dejó atrás a Gini. Pernía mantuvo el tercer lugar porque Landa, una vez más, se pasó en la curva. Los cuatro primeros le sacaron una pequeña ventaja sobre el resto, que iba encabezado por Werner. En tanto, Canapino cayó a la octava posición.

En ese tramo de la prueba, lo más interesante era la lucha por el segundo lugar. Pernía -que también necesitaba la victoria para soñar con el título- apretó el acelerador y fue a presionar a Gini. Estuvo cerca de adelantarlo en el 12° giro, pero el quilmeño defendió bien su posición.

El Torino de Urcera, el nuevo dueño del TC.

El Torino de Urcera, el nuevo dueño del TC.

Mientras tanto, Urcera aprovechaba ese mano a mano detrás de él para escaparse y aumentar la distancia. El rionegrino hasta marcó un récord de vuelta en la 13ª y estiró la diferencia con su escolta a casi dos segundos.

Pernía no aflojaba la presión y, de tanto en tanto, volvía a buscar el espacio para una maniobra que le permitiera superar a Gini. Pero el quilmeño no se inquietaba y hacía su propia carrera: en la vuelta 17, había recortado a la mitad la distancia con Urcera. Pero cuando lo vio venir, el rionegrino levantó el ritmo y volvió a alejarse.

Canapino -con el parabrisas roto- no abandonaba la lucha y en el giro 18 dejó atrás a Catalán Magni y quedó séptimo.

El cierre fue de la prueba fue infartante. Porque Gini y Pernía fueron a buscar el primer lugar y Urcera tuvo que ponerse en modo defensa. En el comienzo de la vuelta 22, el rionegrino apenas tenía una ventaja de 0s441 sobre el quilmeño y de 0s661 sobre el tandilense.

"No puedo ni hablar", comentó, feliz y cansado, Urcera, segundos después de cruzar la meta.

«No puedo ni hablar», comentó, feliz y cansado, Urcera, segundos después de cruzar la meta.

Sin embargo, el líder se recuperó y arrancó el último giro con buena ventaja. Pero en los primeros metros de la vuelta final avisó que algo estaba fallando en el auto y en un abrir y cerrar de ojos, perdió el primer lugar. 

El rionegrino finalizó así en el cuarto lugar, pero como Werner quedó quinto, esa posición le alcanzó para gritar campeón por primera vez en la máxima categoría.

El podio de San Juan fue todo de Torino: con Pernía primero, Gini, segundo, y Landa, tercero. Y fue la primera vez que la marca de Toro firmó un 1-2-3-4 en una carrera desde la Vuelta de Santa Fe en 1974.

«No puedo ni hablar», comentó, feliz y cansado, por radio, segundos después de asegurar un título histórico.

Urcera, que sumó dos victorias en la temporada (en novena fecha, también en San Juan, y en la 13ª, en San Nicolás), terminó la Copa de Oro con 223,5 puntos. Segundo quedó Werner, campéon en 2020 y 2021, con 211,5. Y tercero, Gini, sin triunfos en este campeonato y con 192,5 unidades. 

Fritzler ganó el TC Pista

En la previa de la final del TC, Otto Fritzler, con Ford, se coronó campeón del TC Pista, al terminar segundo en la última carrera del año, que ganó Jeremías Olmedo, también con la marca del óvalo. El oriundo de Bella Vista, de 19 años y 10 meses, se convirtió en el piloto más joven en conseguir el título de esa categoría.

A Fritzler le alcanzó con escoltar en el podio a Olmedo (tercero quedó Pedro Boero, con Torino) para asegurarse el primer lugar de la tabla de la Copa de Plata, por delante de Santiago Álvarez (Dodge), quien se quedó con el subcampeonatos. Los dos se ganaron el ascenso directo al TC para la próxima temporada. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

SeguidoresSeguir

MAS NOTICIAS

Google search engine